28.3 C
Santa Fe
lunes, 30 enero 2023

El Gobierno se reunió con funcionarios de Lula para avanzar en acuerdos sobre comercio exterior

La Casa Rosada y el Palacio del Planalto comenzaron los contactos técnicos tras el marco de integración que firmaron ayer Alberto Fernández y Lula da Silva. Aranceles y financiamiento, al tope de la agenda

Destacadas

Tras la declaración de Sergio Massa y de Fernando Haddad para que los gobiernos de Argentina y Brasil avancen en una hoja de ruta con tres ejes para el comercio bilateral, que incluirá la ampliación del gasoducto, la financiación de las importaciones para utilizar menos reservas y la chance a futuro de una moneda común, funcionarios del Gobierno continuaron este martes una serie de reuniones con miembros de la comitiva de Lula da Silva para apuntarlar esas medidas.

Los encuentros tuvieron lugar horas después de la firma del acuerdo de integración, un documento marco que rubricaron la Casa Rosada y el Palacio de Planalto y que incluyó 82 puntos, entre ellos algunos de índole económica y de intercambio comercial. Por el lado argentino participaron el embajador argentino en Brasilia Daniel Scioli, los secretarios de Industria y de Comercio, José Ignacio de Mendiguren y Matías Tombolini y la vicecanciller Cecilia Todesca.

Por el lado brasileño, formaron parte del mitín, que tuvo lugar en el Hotel Sheraton del centro porteño, los funcionarios del gobierno de Brasil, Marcio Rosa (secretario de Industria y Comercio) y Tatiana Prazeres (secretaria de Comercio), en la que acordaron “trabajar juntos para incrementar el comercio y la integración productiva entre ambos países”, según afirmaron desde la representación diplomática argentina en Brasil. El ministro de Economía, Sergio Massa, por su lado, también tuvo una agenda privada de encuentros con ejecutivos brasileños.

De Mendiguren aseguró que “con Brasil nos une un mismo destino geopolítico y el mundo actual nos da una oportunidad. Hoy con representantes de la industria brasileña avanzamos en una agenda de financiamiento a exportaciones y sincronización de normas técnicas y aranceles, entre otros temas clave”.

“El objetivo es lograr una verdadera integración no solo comercial sino también productiva, que nos permita ser jugadores en este nuevo mundo de cadenas más regionales que globales y negociar con el mundo desde nuestras fortalezas”, mencionó el principal funcionario del área fabril.

Fuentes de la cartera fabril aseguraron a Infobae que los funcionarios vieron “una oportunidad importante para avanzar en la integración productiva del Mercosur, sobre todo Argentina y Brasil”. “No solo integración comercial, que lleva a disputas por aranceles, cuotas o demás, sino también con la oportunidad que da el nuevo mundo para alinear sistemas productivos para insertarnos al mundo”, mencionaron. “Es una agenda ligada a las normas técnicas que tenemos en conjunto, sincronización de las cadenas de valor en el mundo del near shoring, con cadenas más regionales que globales”, concluyeron.

La Unión Industrial Argentina (UIA) y la Confederación Nacional de Industria (CNI) de Brasil publicaron este lunes una declaración conjunta tras una reunión en la sede de la central fabril local, en el centro porteño. En ese documento, plantearon una serie de puntos que consideraron prioritarios para la relación bilateral y para incrementar el ritmo de exportaciones.

-Generar una estrategia común para consolidar un contexto económico e institucional que promueva las inversiones

-Promover las inversiones que dinamicen el abastecimiento energético, la infraestructura y la conectividad en la región.

-Potenciar la convergencia y la cooperación regulatoria en materia de reglamentos y requerimientos técnicos, certificaciones, reconocimiento mutuo de la evaluación de la conformidad, entre otros.

-Profundizar los compromisos de facilitación del comercio y desburocratización.

-Acelerar e incrementar la agenda de negociaciones externas, en bloque, con mercados estratégicos para las industrias de ambos países.

-Transformar en activos de la integración regional a la transición energética, la economía circular y la conservación de los bosques

-Desarrollar estrategias conjuntas para que los avances de la innovación aplicada a los procesos productivos, la digitalización y la Industria 4.0 potencien la competitividad regional.

Las dos asociaciones empresarias enumeraron una serie de puntos que marcaron como prioridad para la relación comercial entre la Argentina y Brasil. “Consideramos fundamental un entendimiento entre Argentina y Brasil para diseñar -en forma inmediata y pragmática- una estrategia conjunta de acciones que revitalicen la agenda de integración bilateral y regional con una visión de inserción global y desarrollo de la producción y la industria”.

El trabajo técnico continuará entre los dos Gobiernos en los próximos días. Una delegación del Ministerio de Economía viajará en la primera semana de febrero a Brasilia, en una agenda que incluye extensión del gasoducto para que la Argentina pueda venderle gas de Vaca Muerta a Brasil, una mejora en el ya existente pero no utilizado sistema de pago para que importaciones y exportaciones de un lado y otro de la frontera sean pagados y cobrados en monedas locales, y la discusión, más a largo plazo y con menos peso de la urgencia, sobre una moneda común para el intercambio comercial regional.

De ese listado, los dos primeros elementos asoman como los de concreción más cercana en el tiempo. En primer lugar, Massa anunció que en un plazo de entre 60 y 90 días el Gobierno iniciará el proceso de licitación del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que en este caso unirá la localidad bonaerense de Salliqueló con San Jerónimo, en Santa Fe.

Así, acercará un poco más el fluido de gas de la cuenca neuquina a la frontera con Brasil, y según Massa “prepara el terreno para abastecer de gas” al vecino país. Para llegar a esa meta, harán falta otras obras adicionales. Una que conecte al gasoducto de Vaca Muerta con el paso de gas de Uruguaiana.

La segunda tiene que ver con un reajuste en un sistema de pago de comercio bilateral que actualmente tiene vigencia desde hace casi 15 años pero que no tiene funcionamiento en términos prácticos entre las compañías que importan bienes e insumos desde Brasil. Se trata del sistema de monedas locales (SML), reglamentado por el Banco Central.

La segunda semana de febrero también será con reuniones técnicas en la capital brasileña, pero estará integrada por funcionarios de los bancos centrales. La discusión, en esa instancia, será más de largo plazo, sobre la posibilidad técnica, con todos los asteriscos que Massa y Haddad mencionaron, de poner en marcha una moneda común que no reemplace al peso ni al real pero sí que les sirva como unidad de cuenta para el intercambio bilateral.

Últimos artículos

× Comunicate con Radio Gol 96.7